lunes, 23 de abril de 2012

En la Red


Estar en la red es un término que se utiliza constantemente hoy en día, nos hemos convertido en personas multi-canal, estamos en twitter, facebook, linkedin, pinterest, bananity, viadeo, tuenti, flickr, blogger, google + y así hasta el infinito y más allá.

Y hay una crítica que todos los que usamos redes sociales hemos recibido alguna vez, "¿y todo esto, para qué te sirve?"



Servir, servir, no tiene una aplicación práctica directa. Me explico, estar en todo esto no te garantiza encontrar un empleo, porque si fuera así muchos de los millones de parados y paradas que tiene este país ya no estarían en paro, ya que creo que el incremento del uso de redes sociales (algunas profesionales propiamente dichas y otras no) es histórico en 2011 y lo que llevamos de 2012.

La llegada de los smartphones, de los puntos wifi en algunos centros comerciales, restaurantes, cafeterías, bibliotecas, centros culturales, etc, ha fomentado el uso de redes sociales de una forma "ubicua" (todo lugar, todo momento), y eso tiene unas repercusiones directas en la búsqueda de empleo.

Las personas que han perdido recientemente su empleo y disponen de un portátil, de un netbook o de un smartphone, han visto multiplicadas sus posibilidades de continuar haciendo relaciones y acelerando su reputación 2.0. y creo que hemos entrado en una fase de "sobre-uso" de las redes sociales al respecto de la búsqueda de empleo.

Recientes estadísticas han establecido que la manera más directa de encontrar empleo es la relacionada con las relaciones personales.

Es decir, que uno encuentra empleo porque se lo ofrecen estas tres clases de personas:

- Familiares.
- Compañeros de trabajos anteriores o compañeros de estudios.
- Amigos.

Y aquí es donde cuadra una de las teorías que aboga por el uso de redes sociales para buscar empleo: "¿donde puedo intensificar más aún mis relaciones personales con este tipo de personas?"

La respuesta es obvia, teniendo en cuenta el ajetreado ritmo de vida que llevan tus, familiares, compañeros de clases y amigos/as; está claro que una herramienta sensacional para mantener unas relaciones fructíferas con este triángulo, es sin duda la relación vía redes sociales.

Pero como dice algún entendido en esto, no sólo de "networking" vive el hombre y está genial hacer relaciones, para futuros intereses, pero a veces podemos descuidar una de las bases de la empleabilidad que es la formación.

Si dedico horas ingentes a cuidar mis "redes sociales", tendré que quitarle esas horas a tres  cosas: mi ocio real (no el de second life este que nos proporciona la red), o mi atención a familia, amigos y compañeros o mi tiempo para la formación en nuevas capacidades.

Como hoy en día no se puede concebir la búsqueda de empleo sin la "reinvención" de uno mismo como profesional mediante el reciclaje, si el tiempo que debo dedicar a reciclarme lo gasto en gestionar mi ingente red de contactos vía 5 o 6 redes sociales, algo va a pasar.

Es el fenómeno del "interconectado parado" que es ese que está muy conectado, pero sigue parado, y lo está porque posiblemente en su análisis de la situación no ha tenido en cuenta que el 100% de sus acciones no deben ir encaminadas a encontrar un empleo vía redes sociales y contactos, sino que al menos un 20% o un 30% tienen que ir ligadas a otras variables básicas como el nivel de formación y la organización de su búsqueda (agenda de búsqueda de empleo).

Un buen empleo no se consigue usando única y exclusivamente las redes de contactos, estamos muy equivocados si pensamos así, un buen empleo se consigue gracias a la conjunción de tres factores:

Y evidentemente para que esto prenda se debe dar una reacción en cadena:

En el caso del empleo, la reacción en cadena viene determinada por tres cualidades:

- Oportunidad: Estar en el sitio adecuado en el momento adecuado.
- Sinceridad: Aplicar una actitud sincera ante la búsqueda sin ocultar a la persona que te entrevista rincones ocultos o intenciones ocultas que se cazan rápidamente.
- Humildad: Admitir errores del pasado en la entrevista, admitir defectos en nuestra forma de ser y admitir que un empleo inferior al que teníamos es posiblemente la única salida para empezar a arrancar.

Como dice Alfonso Alcántara:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...