lunes, 4 de febrero de 2013

Tú puedes ser Joao Ricardo


Los domingos suelen ser duros para conciliar el sueño, uno llega arrastrando todo el fin de semana las horas de más, de plácido sueño que no tiene entre semana.

Tras darle un "buen tute" al Twitter durante el domingo, decidí cortar a las 21.30 y ver un rato la caja tonta, que a veces de tonta tiene poco. 

Pero al llegar las 00.00... la 1.00... no conciliaba el sueño y me puse a escuchar la radio que siempre sirve de compañía para el que padece de insomnio.

En el programa que estaba escuchando hablaron de Joao y me vino a la mente hacerle este homenaje en formato "entrada" en mi blog.

¿Quien es Joao?



Foto: José Seco para "El País" publicada  el  29/05/2012


Joao, podría ser cualquiera de los casi 6 millones de personas que han perdido un empleo en España. Joao era un ser anónimo, que trabajaba como Ingeniero hasta 2008. Lo que le diferencia a Joao de otras personas que han perdido su empleo es sencillamente su persistencia en un sueño que parecía inalcanzable y ahora es una realidad.

El País en su artículo del 29 de Mayo de 2012 titula "El parado portugués que se convirtió en novelista de éxito". 

Yo cada vez más convencido que la perversión del lenguaje hace que acabemos aceptando términos como "parado" para designar a una persona que no lo está, porque está buscando activamente un empleo, me niego a decir que Joao era un parado que ahora debido a la suerte o la fortuna, se ha convertido en un novelista de éxito.

Joao ya era un novelista cuando trabajaba de Ingeniero, lo que pasaba es que como muchos otros soñadores estuvo posponiendo su pasión para un futuro lejano. 

Las circunstancias hicieron que ese futuro lejano, (el retiro, la jubilación...) le llegará antes, le llegará en 2008 a modo de despido objetivo por causas económicas. Un ERE, ese monstruo temido que se cierne sobre todas nuestras cabezas.

Y ese día se pudo ver frente al espejo y se pudo decir a sí mismo... "¿te acuerdas de ese sueño que tenías?, pues ahora toca luchar por él..."

Suena todo esto muy "chupi-lerendi". El principe besó a la princesa y fueron felices... No todo ha sido así en la historia de Joao, este hombre decidió luchar por su sueño y para ello lo asentó en dos pilares:

1. Hacer una labor compatible con ese sueño (Dar clases particulares de matemáticas para sacar un sueldo mínimo, pero que le permitiese seguir).

2. Esforzarse cada día en aprender sobre su sueño, sobre cómo conseguirlo, visualizando cada etapa y una vez llegado el momento no arrugarse.

Para todo esto se marcó un horario: De 8.00 a 16.00 horas escribía relatos, capítulos, sin orden alguno, confiaba en luego poder unirlos todos en una novela.

Y tras una charla con su mujer en la que esta le animó a correr más aún para terminar su novela y dedicarle horas y horas de fines de semana, además de las ya dichas...

El resultado: "O teu rosto será o último" su novela, con la que ganó el Premio Leya (equivalente al Planeta en España). Con una dotación de 100.000 euros.

Lo más sorprendente de todo esto, que cuenta la entrevista de "El País" es que Joao Ricardo aún da clases particulares de matemáticas a una alumna. 

Porque... moraleja, el éxito, el pelotazo, puede venir, pero luego hay que guardarse un margen para la caída si llega...

La Historia de Joao puede ser la tuya. ¿Te has planteado alguna vez hacer aquello que te apasiona y mandar al carajo a todos y todas los que te dicen que no lo vas a conseguir?...

Aunque sea sólo por contradecirme y llamarme hippy en un comentario a esta entrada, prueba a hacerlo, lucha por lo que te apasiona, ya sea la literatura, dar clases, hacer marionetas de tela o hacerte cantante de un coro Góspel... 

Recuerda este vídeo:

5 comentarios:

  1. Ya conocía la historia de Joao por el artículo de El País que citas y por la " caja tonta". Es una historia fantástica de superación y éxito personal...Y respecto a lo que dices de mandar todo al carajo y hacer algo que de verdad te apasione...uff Edu, no agites más mi linda cabecita;))

    Que tengas una estupenda semana!

    ResponderEliminar
  2. A veces, nos da tanto miedo arriesgar que sólo cuando pensamos que no tenemos nada que perder somos capaces de desplegar las alas de los sueños. Lo triste es que, en realidad, estamos perdiendo lo más importante por esos miedos. Me ha gustado mucho leerte. Enhorabuena por la entrada y por el blog en general :)

    ResponderEliminar
  3. Gracias Blanca. Me alegra mucho que te haya gustado el Blog. Aquí estamos :-)

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...