viernes, 12 de febrero de 2016

El boulevard de los títulos no usados


Este post tiene que ver sólo en su título con la canción de Joaquin Sabina dedicada a Chavela Vargas... 

Foto de un boulevard. 
Ya que nace de una situación muy concreta que me ha ocurrido esta semana. 

Siempre intento enriquecer mis clases con algún tipo de extra, ya sea con la emisión de un vídeo explicativo sobre la materia (como los recopilados en este enlace), con la inclusión de mis grupos en algún tipo de proyecto...



Incluso a veces me presto a enriquecer las clases de otros compañeros, como ayer, que aporté mis conocimientos sobre redes sociales y empleo a +Antonio Guirao, para las jornadas que organiza en su centro en Orihuela (IES El Palmeral)


Todas estas interacciones con el exterior vienen fenomenal al alumnado para romper con la monotonía de clases, horarios, prácticas... y la semana que viene quiero contar con la presencia de una antigua alumna de mi centro, para que les explique a mis alumnos actuales su devenir tras haber titulado en el ciclo formativo que estudió.

Me entristece mucho lo que me comentó esta alumna, cuando le solicité que no viniera sola y pudiera acudir al centro con otros/as compañeros/as, para así tener más puntos de vista en una sesión en la que mis alumnos actuales podían conocer las historias vitales de antiguos alumnos del centro.

Mi antigua alumna me comentó que dos de las compañeras que tenía no querían venir porque habían titulado con nosotros (con nuestro centro) pero no habían logrado trabajar de lo que estudiaron. Y se me vino a la cabeza este reportaje, que por casualidad un día pude ver en la 1 de TVE.




¿A dónde van los títulos no usados?

Creo que deberíamos reflexionar y mucho sobre la sobrecualificación que tienen muchos de nuestros vecinos, compañeras, amigos, hijas, hermanos... Es un mal que no es muy tratado a la hora de hablar de búsqueda de empleo. 

Esos títulos no usados van a un boulevard de los sueños rotos (aquí la conexión con Sabina), donde conviven con la frustración, la impotencia, la rabia de haber dedicado años y años de tu vida a unos estudios que finalmente quedan en un cajón guardados, porque por uno u otro motivo no se ha podido poner en valor ante la sociedad esas titulaciones, y por lo tanto no han podido cumplir su objetivo, porque recordemos la Constitución establece como obligación de los poderes públicos en su artículo 40, la formación y readaptación profesional.

Y nadie se ha molestado en constatar si las personas que obtuvieron una titulación en un determinado año han conseguido empleo de lo suyo o no, simplemente se les han dado consejos vagos sobre cómo buscar empleo, sobre cómo hacer un CV, o que existe la red Eures... Esos consejos están muy bien, son útiles, pero sin un acompañamiento, sin un control exhaustivo de los outputs de formación, no sirven de nada. 

el mundo
Captura de pantalla del artículo en "El Mundo": http://www.elmundo.es/sociedad/2016/02/11/56bce4f822601d4c6a8b4613.html

No quiero pensar en el coste económico individual y global (para la sociedad) que tiene la sobrecualificación, esas facultades faraónicas de universidades, esos docentes universitarios, esos centros de FP con últimas tecnologías dotadas por el fondo social europeo, esos cursos para desempleados subvencionados por Europa... 

Hemos dilapidado millones de euros en formar a personas que hoy no trabajan en aquello para lo que estudiaron, y lo peor de todo es que estamos metiendo este problema debajo del sofá y mientras miramos a otro lado, creo que debemos hacer todos y todas un poco de autocrítica, pensar si realmente hemos aportado a nuestros alumnos y alumnas las habilidades para conseguir un empleo, la motivación, la impronta necesaria para que un buen día no bajen los brazos, o las circunstancias se los bajen y decidan tirar la toalla.

Me apena mucho que mis dos ex alumnas no vengan a hablar con mis alumnos actuales porque trabajan en otra cosa que no tiene que nada que ver con lo que estudiaron, seguro que hubiesen podido demostrar al mundo que eran unas buenas profesionales en lo suyo, pero por desgracia no tuvieron la más mínima oportunidad de demostrarlo, tampoco tuvieron a una institución que las ayudase, que velase por sus intereses. 

Habrá quien diga que hacer una labor de acompañamiento tras la titulación supondría un despliegue de recursos humanos y técnicos que no podemos asumir económicamente, y en parte puede llevar razón quien opine esto, pero por otro lado... ¿Y si se probará de forma experimental con una sola Universidad, con un solo centro de FP o con un solo centro de formación para desempleados, y se viera que se reduce la sobrecualificación en comparación con los demás centros?

No merecería la pena gastar "x miles de euros", o cientos de miles, para salir de dudas, para ver si lo que ocurre va más allá de una mera actuación de la ley de la oferta y la demanda, y realmente lo que nuestros titulados y tituladas requieren es un poco de ayuda para afrontar la dura incorporación al mercado laboral.

También serviría como mecanismo de diagnosis, que determinaría si los planes de estudios son los adecuados a la realidad laboral, si es necesario dotar al centro de un vivero de empresas, si es necesario reforzar los idiomas para salir fuera a buscar trabajo, etc.

Otro enfoque diferente sería el de contemplar la posibilidad del desengaño profesional, determinado por haber trabajado de lo que estudiaste, que no te guste y decidas hacerte a un lado y empezar otro camino. Ese enfoque nada tiene que ver con el citado Boulevard.

2 comentarios:

  1. Hola,

    Después de leer lo que considero un nuevo intento tergiversación de la situación social del momento, no puedo expresar otra cosa que indicar lo hartito que estoy de leer este tipo de odas al mantra neoliberal tan de moda en la actualidad. ¿Por qué no dejáis de acusarnos, aquellos que os dedicáis a la dudosa "profesión" de parir nuevos artículos de "opinión", uno tras otro, de lo sobrecualificados que estamos? ¿Por qué nunca mencionáis la tremenda proliferación, que no en número, si no en el desastroso resultado para la sociedad, de empleos infrafuncionales, o subfuncionales, que son incapaces de absorber los numerosos hombres y mujeres con alto talento y capacidad de trabajo y creatividad? ¿Aún no os queda patente que el problema no es nuestro, si no vuestro, por vuestra política suicida del "compite a cualquier precio"? Hasta el gorro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hartito, (tu nick) no creo que de mi opinión vaya en el sentido que comentas. Al contrario no soy partidario del 'compite a cualquier precio', debe haber instituciones públicas que ayuden a que no haya casos de sobrecualificación, y abogo por una mayor intervención en el mercado de trabajo, vía inspección de trabajo (trabajo digno), vía hacienda (perseguir a defraudadores), etc.
      Me has metido en un saco al que no pertenezco ni quiero pertenecer.
      En general no me gusta meterme en sacos o en corrientes.
      Simple y llanamente opino en mi blog y respeto que otros dejen su comentario si quieren.
      Pero con respeto... Y términos como 'profesión de parir artículos' son despectivos para mi, que aporto (o pretendo) aportar contenido útil para alumnos/as de FP y personas que buscan empleo desde hace 4 años.

      Saludos.

      Eliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...